shadow

Sobre la Autorregulación…

Volvemos a la carga con otro post con herramientas prácticas para ayudar a los niños (o no tan niños) a mejorar sus habilidades de autorregulación. Recordemos que ya definíamos este aspecto como “la habilidad que nos permite analizar las situaciones y ser capaces de llevar a cabo respuestas que sean adecuadas“. Su importancia radica en que es un prerrequisito para poder mostrar una conducta adecuada de cara a que se produzca un aprendizaje adecuado o una conducta adaptativa, adaptada al medio y a los objetivos que se persiguen. Tener unas adecuadas habilidades de autorregulación disminuye la posibilidad de que se produzcan conductas desafiantes, definidas como “toda conducta culturalmente anormal de tal intensidad, frecuencia o duración que es probable que la seguridad física de la persona o de los demás corra serio peligro, o que limite el uso de las oportunidades normales que ofrece la comunidad, o que, incluso, se le niegue el acceso a dichas oportunidades” (continuar leyendo aquí).

No queremos seguir sin volver a recomendar la realización de un análisis pormenorizado de la situación y recordando que no existen recetas mágicas. Se debe conocer al niño, escuchar a las familias, evaluar y, a partir de ahí, elegir las herramientas más adecuadas para cada caso. Os recuerdo otros posts con herramientas interesantes que os podrían servir de inspiración:

Refugios Sensoriales

Un Refugio Sensorial es un recurso de intervención que proviene de las metodologías sensoriales y que se podría agrupar dentro del grupo de las Sensory Based Interventions (SBI) o lo que es lo mismo, dentro de aquellas intervenciones sensoriales que podemos llevarnos a los ambientes donde se desempeña el niño. Se trata de un lugar al cual se acude cuando alguien siente que está a punto de “perder el control” y donde hay una serie de elementos para ayudar a recuperar el control de sí mismo. En ocasiones, esa pérdida de control puede deberse a que a nivel sensorial se está viendo abrumado, con lo cual la localización de este espacio debe ser en un lugar donde los estímulos sensoriales del ambiente se puedan minimizar para que el niño “se tranquilice”.

¿Te has preguntado alguna vez cómo puede percibir un niño un día en la escuela cuando tiene hipersensibilidad auditiva? ¿Te imaginas, además, sentir esto y no tener habilidades de comunicación para pedir ayuda o decir basta?

Siguiendo con la explicación de los Refugios Sensoriales, vamos a dar algunas sugerencias para su implementación:

1. Elige el lugar. Como ya hemos dicho, debe ser un lugar en el que no haya demasiada estimulación sensorial. Por ejemplo, en un aula mejor al final de la misma que al lado de la puerta y la papelera. en una casa, mejor apartada de la tele si suele estar encendida…

2. Configura el refugio. Tiene que ser un lugar confortable, que le ayude a tranquilizarse, así que está bien que haya alguna cortina que haga la luz más tenue, que haya cojines o elementos blandos…

3. Añade los elementos personalizados necesarios y que incluyan:

  • Elementos cognitivos: que ayuden al niño a comprender que está enfadado o abrumado y qué cosas puede hacer para sentirse mejor. A algunos niños les vendrá bien un cuento de las emociones, a otros una libreta para escribir cómo se sienten, a otros un elemento visual en el que simplemente se le marque que está enfadado…
  • Elementos sensoriales: que ayuden al niño a volver a estar dentro de un umbral sensorial de funcionamiento adecuado. Recordemos que las actividades propioceptivas son nuestras grandes aliadas, pero que debemos personalizar los elementos en función del niño: unos cascos cancelados de ruido o un mp3 para niños que se sobrecarguen a nivel auditivo, fidgets o juguetes para apretar con las manos, elementos con peso o lastrados…

Y no pienses que es un recurso caro que necesita de un millón de elementos para funcionar. Se puede aplicar con más o menos elementos y en distintas configuraciones de espacios, incluso con sillas de Ikea y cortinas de baño. Os dejo con algunos ejemplos de elementos sobre este recurso encontrados en la red.

previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider

Mesa de La Paz

La Mesa de La Paz es un recurso pedagógico que ofrece la metodología Montessori (leer más aquí y aquí). Se trata de un recurso en el cuál se pretende ayudar a los niños a ser capaces de gestionar sus problemas, ya sean intrapersonales o interpersonales, fomentando sus capacidades de autorreflexión y de negociación.

Por una parte, tendría elementos para ayudar al niño a tranquilizarse cuando está enfadado (en esto se puede parecer mucho al refugio sensorial) y, por otra, tendría elementos que ayudan a los niños a resolver conflictos con otros. Nombramos algunos de los elementos que pueden contener:

  • Elementos que ayude a los niños a saber a quién le toca hablar: como un micrófono, un reloj con cuenta atrás…
  • Elementos para indicar que se ha llegado a un acuerdo: como una campanilla, un gong, tazón…
  • Elementos tranquilizantes: cuentos, elementos sonoros como palos de lluvia o árboles musicales, elementos visuales como lámparas de lava o caleidoscopios, carteles con mensajes alentadores, un jardín Zen…
  • Elementos naturales: una planta, conchas de la playa..
previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider

Y cerrando…

  • Es importante recordar que estos elementos no se aprenden a manejar “por arte de magia”. Los niños necesitarán de un entrenamiento previo para ser capaz de comprender estos recursos y hacer un uso adecuado de los mismos.
  • Muchos elementos típicos de la Mesa de la Paz se pueden llevar a los Refugios Sensoriales y viceversa.
  • Más elementos no significa necesariamente… mejor.
  • Consultad a vuestros profesionales de referencia para confeccionar estos recursos de forma adecuada. El Terapeuta Ocupacional os va a ayudar a conocer el Perfil Sensorial, el Psicólogo en relación al manejo de conductas disruptivas, el Logopeda a buscar la mejor forma de comunicarse… todos pueden ayudar y, en equipo con la familia, todo este efecto se multiplica.
  • Espero que estos recursos os resulten interesantes. Ya sabéis lo que son cada uno así que, a partir de aquí, os animo a hacer las combinaciones y modificaciones que sean más adecuadas para vuestros niños y a compartirlas con todos ¡Hay que encontrar las herramientas ideales para cada niño!

Referencias bibliográficas:

  • Escribano, L.; González del Yerro, A.; Ortíz, M.; Simón,ó C.; Tarragona, M. y Uribe, E. (2010). La prevención de conductas desafiantes en la escuela infantil: un enfoque proactivo. Méjico: Fundación Educación y Desarrollo.
  • Grogan, A. (2015).How to Create a Quick and Easy Sensory Tent. Enlace.
  • Muñoz, B. (2016). 30 elementos para incluir en la mesa de La Paz. Enlace.
  • Tebar, C. (2015). ¿Qué es y cómo se utiliza la mesa de la Paz?. Enlace.


* Todas las publicaciones de este blog son meramente informativas. Ante la sospecha de una disfunción sensorial, consulte a su Terapeuta Ocupacional formado en Integración Sensorial para realizar una adecuada evaluación de estos aspectos.

Firma

Autor

Sabina Barrios Fernández

Licenciada en Ciencias del Deporte. Diplomada en Terapia Ocupacional. Doctora y Profesora en la Universidad de Extremadura. Formación en Pediatría, Psicomotricidad e Integración Sensorial, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.